DeTeatro. PROCESOS. Paso 18. De los otros ensayos después de lo dicho por los que vinieron y vieron y de alguna pequeña mala noticia.

Después de todo lo hermoso que se dijo, y después de lo menos hermoso pero necesario, que también se dijo… se hacía imprescindible poner en orden lo escuchado. Rescatar los comentarios que hicieron que nuestro trabajo cobrara sentido, encontrara otra dimensión y nos alentara a seguir adelante. Gracias a cada comentario el viaje se hace más lleno, y más cierto.

En el mismo lugar donde escuchamos lo que vivieron los ojos que nos vieron, empezamos a ordenar lo sentido. Bendito público amigo, que hace de caja de resonancia de las emociones. Si no fuera por esas resonancias lo nuestro sería pura bagatela.  Entendimos que nos hacíamos entender y que desde este momento, bendito también, no servía de nada preocuparse por esto. Sabemos dónde estamos, qué queremos contar, qué gritamos y qué gritos quedan en unos y en otros.wp-1464607728276.jpeg Sabemos que cada espectador es un cántaro donde dejar agua fresca y que en cada cántaro reposará el agua justa, el agua  que él mismo quiera beber. Ni una gota más, ni siquiera una gota menos que nosotros, desde nuestro trabajo, quisiéramos imponer. Cántaros de agua cristalina llenos de lo recibido que nunca será igual al agua del otro cántaro… puede que todos sacien, pero no todos lo hacen igual ni al mismo caminante…

Aprendimos tanto de ese ya histórico “ensayo con público” que no había forma de dejarnos hablar, nos quitábamos la palabra unos a otros para hacer eco de lo vivido… ni siquiera pudimos ensayar…eso vendrá luego, en el próximo quedar, que ya el agua será más mansa y fresca. A veces hay que dejarse llevar por el torbellino para llegar al manantial. Ahí nos encontraremos de nuevo y haremos que él, MARC, se llene un poquito más de todo lo contado. No era tiempo de escenario, era tiempo de mesa, café, apuntes y emocwp-1464608052964.jpegiones…

Por eso, echando la vista atrás, todo el esfuerzo se coloca en un segundo y cobra sentido. Entra viento fresco por la ventana y mueve el visillo dejando ver, cada vez más, la silueta del que quiere ser escuchado, como escuchado fue  ese miércoles de ensayo.

Ahora la pequeña mala noticia… Nuestro espectáculo no ha sido seleccionado para participar en FRINJE16 (sí, este era el festival de teatro al que optábamos) pero nuestra ilusión no flaquea ni un sólo segundo. MARC se hará carne allí donde nos pongan oídos. Enhorabuena a todos los seleccionados. Pasaremos a disfrutar de buen teatro por el Matadero.

Pero por eso hoy también toca regalo, te regalo, querido lector, una ventanita para que puedas asomarte a nuestro vídeo ensayo pincha aquí

Gracias a Pilar Vicente por su saber en el vídeo. A Clara Cosials, por su hacer incansable. A Inma Gamarra por su mirada. A Dani Pielfort por su música-magia.  A Íñigo Sádaba por vestir nuestras ideas.

Aguardamos comentarios.

Espero que os inspire cosas que a nosotros también…!!

Anuncios

DeTeatro. PROCESOS. A parte VII. De las almas que regalan silencio y de como el silencio se transforma en aplauso.

(Foto Tommy Ingberg)

Miércoles 18 de mayo.

Será, lo es ya, una fecha imprescindible y recordada en la vida teatral de este proyecto en general, y en la vida particular de ese personaje llamado Marc.

wp-1451404247846.jpeg

Ese miércoles ha marcado un antes y un después y “ese después” marca el pistoletazo de salida a una carrera sin retorno. A un avance en presente continuo y a una búsqueda de aliento para seguir un poquito más…y otro poquito más…hacia la meta. MARC sabe, yo también, que si bien es una meta necesaria, en realidad es falsa…porque solamente servirá para hacer más cercana la siguiente y así la otra y así la próxima.

El miércoles 18 de mayo a las 5 de la tarde, (sin ser propiedad taurina esta hora que también es hora lorquiana y Lorca es teatro. Que conste) unas cuantas almas esperaban en expectante espera la llegada de MARC… él se asomó y comenzó a hablar… Lo siguiente fue viaje. Jamás estuvo tan bien acompañado, en un silencio respetuoso, como de comienzo de orquesta, esos segundos desde que el director levanta la batuta y suenan las primeras notas. Sobrecogedor silencio. MARC, queridas almas compañeras de viaje, se dejó llevar. sentía vuestro silencio que luego fue respiración y llanto y sonrisa y emoción y vértigo… Y luego aplauso.

Los que estamos trabajando en esto no tenemos palabras para agradecer vuestra entrega.
MARC está abrumado y… Deseando volver a encontrarse en vuestra emocionada y respetuosa mirada. El espacio empezó a llenarse de contenido y los ensayos, así de golpe, se hicieron verdad y trabajo vivo. frontis.jpgEl teatro es dejarse mirar y saberse mirado y mirando desde el patio de butacas, aún en ensayo, fuisteis vosotros los que disteis vida y sentido a todos los pasos de este blog y, necesariamente, a todo el trabajo que empezó (parece ya lejano) en un bar de la zona de Moncloa en charla amistosa y justa y necesaria.

El teatro es dejarse mirar, sí, y así ese miércoles, el miércoles, la comunión se hizo perfecta y los verbos carne y la carne llanto y el llanto emoción contenida y de lo contenido fuerza y de la fuerza unión y de la unión, al fin, comunión. La magia del teatro se hizo visible para convertir lo vivido en experiencia personal. Cada mirada es tan diferente como igual a la del resto. Lo importante es saber desde dónde se miraba y hacia dónde se miraba. MARC se hizo carne en vuestra mirada. Y vuestra mirada lleva ya, de alguna manera, su figura de errante personaje y, queridas almas que mirabais, su figura es ya: presencia.

Gracias por el cariñoso aplauso y gracias por la impagable charla que suma tanto. Vuestras palabras fueron teatro puro y no caerán en escenario roto … serán vida en los próximos ensayos. Justo (otra vez) y necesario (siempre).

Muchas gracias a los que allí estuvisteis y perdón a los que no os pude invitar. Es necesario guardar un poquito más el misterio… y espero que así lo entendáis.

A todos los que estuvisteis.

A Rafa, que lleva mucho, mucho tiempo estando.

DeTeatro. PROCESOS. Paso 17. De los ensayos maratonianos y de lo que allí se vive y se siente.

Viernes 29 de abril. Madrid. 10.10 h.

Llego al bar justo al lado de la escuela. Voy a tomar el segundo café del día. He dejado el coche tres calles más abajo, zona azul  ( bendito tú entre todos los colores)   Voy cargado: una mochila grande (dentro vestuario, zapatillas, toalla, un peine y una camiseta de repuesto, una botella de agua, y algo de fruta) en la mano una bolsa de plástico (con alguno de los objetos de utilería que faltaban por comprar) en la otra mano, el móvil… últimos mensajes antes de empezar el ensayo. Rápido vistazo a G-mail para comprobar el correo de entrada (nada, he mandado “Dossier” a varias salas y de momento no tenemos respuesta…pero ese es otro tema… llegará, prometo) xavier_miserachs_cabecera.pngEntro en el bar, con tanta carga no puedo evitar que todos los clientes miren de golpe a la puerta,  el efecto elefante en cacharrería no puede evitarse, empujo la puerta pero la bolsa de plástico se interpone y casi me hace tropezar, al tiempo la mochila se resbala de la espalda y en ese momento el móvil vibra advirtiendo la llegada de un mensaje. Para colmo hay que “empujar” la puerta y no “tirar” … quien inventó estos dos conceptos creo que lo hizo justo al revés…sí, siempre es justo al revés. Bien, no hay opción, se mira un poco hacia abajo y se deja pasar los segundos que parecen horas hasta que dejas de ser el centro de atención. Lo importante es no perder el objetivo y el objetivo se llama: café largo, por favor, con leche templada. Gracias.

10.12 h.

Justo cuando la puerta está a punto de darme en una rodilla oigo una voz cercana y conocida “Hola, buenos días” alzo la mirada que trataba de ocultar el pequeño momento vergonzante y me encuentro con la sonrisa, siempre sonriente, de Clara… uff… sin quedar hemos quedado en el bar. Un café antes del encierro-ensayo -hemos pensado los dos- ella además, en compañía, buena compañía. Yo dejando mochila a un lado, bolsa a otro, y buscando un tono que sea lo más normal posible para responder al saludo. “Hola, qué sorpresa” y en mente el objetivo: café largo, por favor, con leche templada. Gracias. Clara  invita al café.

10.31 h.

Entramos en la escuela. Vamos directamente a la sala de ensayo. Al aula de teatro. Al aula grande. Abrimos la puerta negra y… sigo sin acostumbrarme a tan gran espacio. Empiezo a reconocerlo cada vez más… pero me sigue pareciendo enorme, eso si, ya no es frío…empieza a respirar sensaciones. El veneno del teatro se está apoderando de cada pared, de cada rincón…

Dejo la bolsa, la mochila, el móvil… en marcha:   Antes de nada pasar al  camerino y subir al escenario la escenografía, lo hacemos los dos, actor y directora en rol matutino de tramoyistas, nada nuevo, no se caerán anillos (el mío siempre lo dejo en el mismo lugar en la sala, junto a la cartera y el reloj) Clara lleva los suyos… pero ni se mueven: hoy directora, mañana técnico de sonido, y un minuto antes cargando la furgoneta con el decorado… eso es también teatro. Sin duda.

 10.47 h.

Empezamos el ensayo. Trabajamos despacio, buscando en cada palabra el eco de la misma, su forma de llegar al espectador, el recorrido desde la boca hasta el proscenio y desde allí al patio de butacas…y de lo que se pierde en el camino, y de lo que20160429_104759.jpg queremos que se vaya enriqueciendo en ese mismo camino… al mismo tiempo probamos luces, buscamos atmósferas… Clara dibuja espacios subiendo conmigo, luego se pierde en la sala buscando perspectiva, casi no la veo, pero siempre siento que estamos juntos. Que trabajamos juntos. Que estamos creando juntos… Ponemos en común lo que vivimos y lo que hemos vivido.

(Foto: Clara Cosials dirigiendo MARC, de Isabel Díaz)

13.53 h.

Pequeño descanso. Comemos algo. Clara me ofrece chocolate. ¡Uhm…chocolate!

14.15 h.wp-1462122925541.jpeg

Pasamos la obra entera… E N T E R A … E  N  T  E  R  A… disfrutando de cada una de las palabras. Y de las notas del piano. Y de las luces. Y del tiempo que ha hecho que la mañana vuele. Como niño con zapatos nuevos.

15.40 h.

Todo vuelve a su sitio… hasta el próximo ensayo. Nos miramos satisfechos. Hablamos apresuradamente.. tenemos que salir de la sala y quedan cosas por decir. Sí, hay que poner fechas… estamos preparados para hablar de fechas !!

15.52 h.

Mierda…me han puesto una multa.