DeTeatro. PROCESOS. Paso 16. Que cuenta de los avances incluso cabeza abajo y de las cabezas que siguen avanzando.

Cada vez un poquito más cerca. Y cada vez haciendo más nuestro el nuevo espacio. El miércoles tuvimos un ensayo mágico. El nuevo lugar se hacía, de golpe, más pequeño, un poquito más pequeño, y un poquito más nuestro, y un poquito más suyo, y más suyo… y sí, apareció…

Primero se asomó tímidamente. No, miento. Nunca se asoma tímidamente, se asoma descaradamente, se asoma para hacerme ver que ha llegado pero que eso no significa que esté en el escenario.. – eh, tú, aquí estoy, y ahora qué…!!??  y mientras, Clara, suelta una canción que se hace enseguida con todo el espacio (y que me ayuda a concentrarme) yo voy ajustando el pulso al que MARC me reta en cada encuentro.

Pero ya sé por dónde atacar, incluso conozco algunos atajos que no son otros que puras estrategias que hacen oficio y que se hacen desde el oficio… luego hay que dejarse llevar. La técnica, mientras técnica, ayuda a saber que no puedes dejarte tiranizar por ella. Una vez sabes darle su lugar hay que dejar que desaparezca…lo demás es emoción… conectar con la emoción… ser emoción… conectar… ser… ser siendo… siendo ser conectado al ser que siente… sentir siendo… siempre ser emoción… Ahí, pulso ganado. wp-1460731425303.jpeg Combate de espadachines ganado. O pulso en juego de niños y espada de madera ganado. O juego, que no guerra, terminado. Touché.

El combate marcó el ensayo. Clara me hablaba muy directamente, con tono pausado. Me obligaba una y otra vez a dar sentido a cada una de las frases que iba diciendo. ¿Frases? no, palabras, a cada una de las palabras. De esas palabras que hacían que el combate cada vez fuera más intenso. De esas palabras que hacían que personaje y actor empezaran a ser uno sólo. De las palabras aprendidas que empezaban a desaprenderse.

Sólo desaprendiendo lo aprendido podemos hacer que las cosas suenen a nuevo. Lo nuevo es, en verdad, la única forma de ganar el pulso-combate-duelo. Las palabras que forman frases y las frases que forman silencios. Sí, los silencios también necesitan ser explicados… así, tú, espectador-oyente-juez-y-parte entenderás qué  sucede y de qué eres testigo.

Y así, sintiendo el peso de las palabras volvimos a encontrarnos y el espacio se hizo tan nuestro que ya no hubo excusa posible. ¿Qué más da donde nos retemos? al final lo único importante es ser consciente del propio reto. Y dejarse ser emoción…

Este es el trabajo, maravilla, al que me está llevando Clara Cosials, directora, guía y luz de todos mis (nuestros) combates. En su batuta mi emoción y desde mi emoción buscando la del testigo-espectador.wp-1460729047228.jpeg

El eco del último ensayo, y este juego en el que los tres (directora, actor y personaje) terminamos jugando, se queda, también, en cada una de las palabras que estás leyendo, mi querido  “llegador” de emociones.

No vi la toalla. Estoy seguro de que una directora así, nunca tiraría la toalla… así en el éxito como en el no tanto.

Gracias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s