DeTeatro. Paso 13. PROCESOS. Que vuelve al trabajo del actor y de los cafés que se toman con otros actores, y de las palmadas en la espalda que se dedican.

El trabajo después del trabajo es también muy interesante. Asimilar todo lo aprendido en un ensayo es un proceso dentro del proceso. Todo lo que surge en el ensayo tiene que pasar por otros filtros. El actor asume que lo ensayado es un paso más, pero tiene que integrarlo al trabajo ya fijado. Es el  momento de dar forma a lo vivido.

Después de los pasos dados el camino recorrido, empieza a ser sendero.

De este sendero nacen  nuevos caminos, a veces no llegan a nada, otras son de largo recorrido pero la característica más importante es que todos vuelven al sendero principal…

Las baldosas amarillas siempre empujan hacia adelante. Yo quiero baldosas amarillas, o verdes, o negras, o blancas… pero baldosas para sentir firme el suelo. Aunque no siempre sea fácil moverte por ellas, algunas baldosas pueden estar demasiado separadas entre sí. La zancada tiene que ser más larga y el equilibrio, ese que vive entre lo que quieres y lo que es, puede jugarte una mala pasada. Si alcanzas la baldosa es posible que respires tranquilo…si pisas tierra es seguro que te mancharás de barro, y del barro nacen las cosas, y de las cosas nacen los hechos y de los hechos las acciones… me he manchado hasta las axilas, así, a lo guarro, a lo marrano en pocilga, a lo Hansel y Gretel corriendo por el bosque.slide_407526_5103588_free.jpg

El barro siempre sale restregando –diría la señá  Isabel, madre del artista– y si siempre sale, apuntillo yo, no hay cuidado en embarrarse.

 

 

wp-1456511001331.jpeg

Cada baldosa de este texto tiene su espacio necesario. Isabel Díaz, autora, las ha ido colocando con destreza. Cada una de ellas precisa parada, y en cada parada reflexión y juego. En cada baldosa Clara, directora, propone, Isabel cuenta y yo, oh diantres de actor, sufro para encontrar el verbo apropiado…  La autora lo deja escrito, pero es el actor el que tiene que conjugarlo, el que busca tiempo, persona y número. Verbo acción y  acción de verbo. Cierro los ojos, pienso, pronuncio, sonrío…

Después, respiro aliviado, abro los ojos y busco la siguiente baldosa… puede que la siguiente esté más cerca, no me pringaré de barro, pero sin duda, pringaré la baldosa del barro de la anterior, y mi huella será huella en la próxima…

Marc habla consigo mismo, y habla con sus fantasma y sus fantasma le contestan. Alguno se atreve, incluso, a esperarle en el camino. Y Marc se detiene, y hablan, y discuten. Luego la  baldosa se asienta y sigue el juego.

De las discusiones siempre se aprende, aunque a veces sea necesario para, tomar un café, salir al mundo. Siempre hay amigos dispuestos a darnos esa palmada, a obligarnos a “matar al fantasma” y a seguir confiando en lo andado. Así sea, Carlos  y Esther.

Siempre hay una baldosa más lejana que las otras. Esa es la que más cuenta. Esa es la que enfrentará al protagonista con todos y,  con  cada uno    de los protagonistas encontrados por el camino.

Vuelo. Y en mi vuelo veo, allí abajo, un camino de baldosas que me llena… y no de barro, precisamente. O quizá sí. De barro. Sí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s