DeTeatro. PROCESOS. Paso 8. Que habla de continuidad en la lucha y de cómo las palabras se ponen “en guardia”.

No hay  un punto final en la lucha de los ensayos. Todo es punto y a parte. O punto y seguido. O como mucho punto y coma… la lucha del actor en el proceso creativo es igual a la lucha de cada mañana por hacerse tarde, y de cada tarde por llegar a la noche. Avance en presente continuo. Aunque los mismos ensayos se escriban en futuro imperfecto.  El encuentro con el escenario (ese de la lucha y los ensayos) es cada vez más cotidiano. Se hace un poco mío y lo hace mío mi directora. Clara crea espacios para que juegue en ellos. Para que busque y para que me encuentre. A veces el encuentro se hace esperar. Otras fluye tan rápido que tengo que contenerlo. Los encuentros tienen que tener el ritmo justo. El calor preciso y la medida exacta… porque, de otra manera, se corre el peligro del temido desencuentro. El efecto contrario acecha y juega como un niño con actor, y ayudante, y dirección.

El espacio de ayer era sobrio. Luz precisa sobre el escenario. Y en el centro una silla. Una silla de madera negra. Una silla imponente. Iluminada. Solitaria. Pero con una presencia abrumadora.  en ese espacio, con esa silla… jugamos a dejar que la locura llegara. La locura es “miedo a la soledad” me dijeron una vez. Y sí. Juego a estar solo. Como solo está MARC en su monólogo. Como solo estaré yo, para dejarme ser él.

wp-1450385519271.jpeg

 

Ayer fue Clara quien propuso invocarle. Desde la magia del lugar y desde un ejercicio sencillo. ¿Te gustaría jugar? … sígueme:

Piensa en tu nombre. Dibújalo en tu imaginación con letras mayúsculas. Separa un poco las letras. Piensa ahora en la primera y… deja que de tu boca salga un sonido, el que sea, el que consideres que nombra a esa letra. Deja que salga el sonido libre sin dejar de pensar en esa letra. Tú decides cuanto tiempo. Luego, cuando hayas decidido, continua con la siguiente letra. Así hasta completar tu nombre. Así hasta hacerte que sientas una conexión especial con tu forma de nombrarte y de nombrar tu nombre. Y de estar contigo mismo. Lo que te aleja… te acerca. ¿Lo has conseguido? ¿Te sientes más cercano a ti mismo?

Yo llamé ayer así a MARC…

M…. mmmmmmhmmrrrrrr mmmmmrrrrrrrmmmmmrrrrr

A…   aaaaarrrrrrrrrgggggg   aaaaaaaaaagggggggrrrrrffffffffaaaaaaaaaa

R…    rrrrrrrrrrrrraaaaaaaaaaagggggggmmmm rrrrramamamamamam

C…    crrrrrrrrrrzzzzzzzzrrrrrreeeeee.      ceeeeeeeeerrrrrrrrrr

Cada letra le hacía más cercano. Tanto como yo era capaz de dejarle llegar. Hay que nombrarse para estar. Hay que nombrarse… y se ES.

wp-1450371892732.jpeg

Luego le dejé hablar. Balbuceaba. No era preciso. Pero quería hacerse escuchar. Empieza a llenarse el escenario de sus palabras. Aún me cuesta decir texto. Pero está, sólo tengo que confiar un poco más en lo aprendido. Se aprende lento… pero se hace preciso. Dejar hablar a quien quieres ser, pero aún no eres, no es fácil. Estoy estudiando. Memorizando. Paso frío y descarnado de todos los pasos que se van dando.

Pero hay que seguir caminando.

Y ahora memorizo  palabras que son senda… ya serán camino.

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s