PROCESOS. PASO 3. QUE CUENTA EL CORTO VIAJE DESDE EL METRO AL LUGAR DE LA CITA Y DE COMO SE AGOLPAN LAS IDEAS.

(Foto Étienne Jules Marey)

De la boca del metro de Argüelles a la Escuela de cine y teatro Metrópolis hay: escaparates, algún árbol, coches, muchos coches, un puesto de flores en la esquina, la señora del puesto de flores de la esquina, bares, una cafetería, la panadería, una cafetería que además es panadería, más bares, el quiosco de prensa, el joven que atiende el quiosco de prensa, señoras bien vestidas, señores bien vestidos, jóvenes con carpetas, portales, porteros en los portales que miran -como inquisidores- propio de su puesto de trabajo,  a los jóvenes que llevan carpetas…

y yo… de camino a la cita donde se decidirá el futuro de mi proyecto… camino despacio, voy con tiempo. Siempre me gustó llegar con tiempo a los sitios. Por eso puedo fijarme en los jóvenes con carpetas y en los porteros. Pienso que el personaje al que me gustaría sacar del papel no se parece a ninguno de ellos. Y en ese momento veo a un señor, de mediana edad (siempre me gustó ésta expresión porque deja mucho sitio a la imaginación) sentado en un banco, mirando distraído a un perro pequeño, de esos que sacan los dientes y que tienen cara de mala leche… el perro me mira, y yo miro al señor, y el señor me hace un pequeño gesto con la cabeza a modo de saludo. El perro no, al perro no le caigo bien. Y en ese momento pienso que mi personaje, el que espera ser rescatado, podría ser el señor del banco. El perro no, creo que no sale ningún perro en el monólogo…pero eso lo tendrá que decidir el director… ¿el director? tiranía del lenguaje… la directora diría yo.

El camino es el que nos enseña la mejor forma de llegar y nos enriquece mientras lo estamos cruzando.

                                                                                                                                                                (Paulo Coelho)

Llego cinco minutos antes a la puerta de Metrópolis. Llevo un café en un vaso de plástico. Creo que si alguien se fija en mí se daría cuenta de que el vaso quema.

wpid-picsart_1447168074753.jpg

Ruido de moto. Miro hacia atrás. Paran el motor.  Con un gesto rápido y subiendo la visera del casco me dicen:

-Hola Mariano, buenos días…

-Hola Clara ¿qué tal?

-Entremos en la escuela.

Esto último me lo dice con una sonrisa maravillosa, cálida, sincera… pero ¿cómo descifrar en una sonrisa sí está interesada en trabajar conmigo? Toda sonrisa puede esconder en sí misma cien respuestas…

Me acuerdo del perro.

Anuncios

One comment

  1. Pepa · noviembre 10, 2015

    Esto no ha hecho más que empezar… mucha mierda!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s