ftp_children_watching_marionettes.gif

DeTeatro. PROCESOS. Paso 21. Donde se habla del estreno, y de ser fiel al personaje, y de las miradas que hacen al personaje.

El estreno bien, gracias.

Feliz.

Rabiosamente contento.

Gentes de bien con ganas de estar, de compartir y de acompañar. MARC es un viaje y, por fortuna, cada alma que ocupaba un lugar en el teatro se dejó embaucar y, unos con billete en mano y otros como polizones, se dejaron llevar. MARC viaja para encontrarse. Invita a quien le regala mirada a seguirle en ese viaje. Algunos se descolgarán en alguna vía muerta, o en uno de esos apeaderos que sólo sirven para hacer paradas técnicas. Otros, sin embargo, bajarán en estaciones bulliciosas y se despedirán de nuestro amigo agitando el pañuelo. Los más, le siguen hasta el último túnel. Ese túnel que es llegada. Y allí asentirán reconociendo todo el viaje. Se acomodarán en las butacas viendo como atraviesa ese último pasillo y respirarán aliviados cuando comience una nueva travesía … o quizá no tan aliviados. Quizá serán testigos de que el viaje nunca termina, que la llegada es inicio y el inicio otro modo de partir y partir no llegar.

MARC viaja y llega y no llega…y no es esto castigo errante, es esto acción continua, corazón en movimiento y emoción de llegada donde, de nuevo, comienza todo.

wp-1476832967593.jpg

La emoción que se siente desde el escenario al notar como, poco a poco, se van ocupando las localidades, es difícil de explicar.

Se parece, creo yo, a ese segundo que separa el borde de la piscina con la refrescante agua, en un caluroso día de verano. A la sensación de caminar por la cuerda floja. A la emoción de subir las escalerillas de un avión. A la mañana en la que te marchas de viaje, y miras la maleta preparada al borde de la cama. Al vuelco de corazón al ver, a lo lejos, al amor de tu vida mientras se aleja en el vagón de metro al que no te has atrevido a subir.

Se parece, digo yo, a la pausa que se hace después de decir “tengo que decirte que…”. Al ruido del papel de regalo al desenvolver un paquete.

Se parece, creo yo, a los pequeños detalles que regalan  vida. Sí, el teatro es vida. El teatro da vida. El teatro me da  vida.

Me hubiera gustado poder escribir la frase “No puedo ser yo mismo, más que en el escenario” pero se me adelantó Nuria Espert. Cuanta razón en esa frase. Cuanto de mí, cuando la escuché en su boca. Gracias Nuria.

Y gracias, muchas, todas,  a cada uno de vosotros que ocupasteis esas localidades y que ayudasteis a MARC a volar sustentado en vuestra mirada.

Soy feliz…new-shoes-by-gerald-waller-austria-1946.jpg

(Foto de Gerald Walter. Austria 1946.)

y no hay palabras para devolver tanto… a tantos!!

Seguimos en el Teatro Sala Trovador :  Entradas aquí

DeTeatro. PROCESOS. [Anexo II] Del otoño de vuelta y de la vuelta a las tablas.

Volvemos a la escuela…

El verano nos dejó hace unos días. El verano y su mes de julio. No podré yo olvidar el mes de julio de este verano. MARC se hizo carne en julio. Sentó las bases de su existencia y, desde ese mes de julio, no deja de gritarme susurrando en mi oído… quiero más.

Y así, empujado por la voz que crece en mi cabeza y por necesidad de hacerla callar (o tal vez para que hable más fuerte) me entregué al mecanismo infernal de buscar espacio para que, el pequeño y querido monstruo, volviera a expresarse, a contar, a decir, a ser… siendo yo.

yo mí me conmigo él tú te contigo: contimigo

Y así y con todo llegué al punto de entender que: los espacios teatrales se llenan de significado y lugar cuando se crean con las palabras. MARC se apareció entre las tablas y las cajas del  Teatro Sala Trovador … allí el verbo quedó en las paredes, en las cortinas, en la grada, en los aplausos. Allí quedo el verbo y el grito, los silencios y las lágrimas, la emoción y, sobre todo, el acto de comunión (de natural sacrílego) que se produce en el teatro con el espectador.

wp-1464362001840.jpeg

Era entonces casi inevitable volver para seguir alimentando el germen que quedó en el eco del escenario. Pero primero, y antes, vuelve MARC al útero materno a buscarse y reencontrarse consigo mismo y conmigo mismo. Vuelve MARC a su sala de ensayo, cerca del hogar familiar para re-inventarse, re-señalarse, re-vestirse, re-nombrarse, re-cordarse. Y vuelven así las ganas y la ilusión y el deseo y el miedo y la incertidumbre y la locura y el teatro… al final, siempre vuelve el teatro.

20160429_104759.jpg

 

Clara Cosials (directora) durante un ensayo de MARC. En el Aula de Interpretación de la Ecuela Metrópolis

 

 

Será en Teatro Sala Trovador los próximos domingos 16, 23 y 30 octubre a las 19.30h. Puedes reservar entradas (con oferta) en el número 634 952 679.

¿Te vienes?

DeTeatro. Procesos. Paso 20. Donde se habla de las metas conseguidas y de las que vendrán por conseguir.

Los días 15 y 16 de julio de 2016 ya no serán los anodinos días que pretendía mi agenda. De repente una  fecha, que podía ser cualquiera, resulta ser la fecha esperada, la fecha deseada, la fecha soñada, la fecha…

Los días 15 y 16 de julio serán la muesca mejor marcada en la culata de mi revolver. Los días 15 y 16 de julio devolverán en el futuro una sonrisa. El recuerdo de esos días llenará, así en la tierra como en los sueños, mi alma. Todo proceso tiene que culminar en un acto y, nuestro proceso (aunque aún no del todo conquistado) comienza a culminar(se) en un escenario.

MARC se hizo palabra, movimiento, emoción, lágrimas, risas, sudor, luz, música, y carne. Carne de mi propia carne. Carne en teatro vivo. Carne en presente continuo y en lugar. Carne.

MARC se dejó mirar y señalar… para estar, por fin, siendoMARC fue siendo. Y esto nunca habría sido posible sin el camino emprendido. Sin los procesos contados, sin los apartes descritos, sin los anexos  dichos. MARC apareció para gritar todo lo que le mantenía oculto. Y gritó desgarrando el aire y retó a los que le miraban a gritar con él… y gritó  en el espacio que dejó de ser escenario para ser lugar. Y gritaron las miradas de quienes se sentían seguros en la oscuridad del patio de butacas.   Algo, de todos ellos, quería gritar al mismo tiempo.

Y es entonces donde todo este proceso cobró vida y sentido.

img-20160716-wa0040.jpg

Gracias a todos los que estabais allí viviéndolo. Gracias a los que lo habéis vivido desde este proceso, gracias a los que sin estar estabais.

Y gracias a todo un equipo que se ha volcado para que MARC encontrara su sitio desde el que gritar. Para que encontrara su sitio desde el que poder ser, estando.

Clara Cosials, alma y luz en esta historia. Isabel Díaz, voz y grito. Inma Gamarra, ojos y fuerza. Pilar Vicente, sonrisa eterna y hombro a punto. Dani Pielfort,   silencio y ritmos. Íñigo Sádaba  encaje y magia. Ana García piel y truco.

La magia vivida los días 15 y 16 de junio quedará en mi recuerdo y alimentará mis ganas por siempre. Será el esfuerzo realizado para llegar a esa fecha la que aliente las siguientes metas. No termina aquí el camino. Sólo es una pausa para tomar aliento. Ahora haremos proceso para poder contar con muchos 15 y 16 de julio. Que se repita la magia.

Gracias al TEATRO SALA TROVADOR por ser testigo. Muchas gracias.

¡Todo mi  agradecimiento, en este aplauso,  a los que habéis dado sombra en  el duro camino!

tumblr_inline_nhiihdizv41t6hqzl.gif

 

Gracias por tanto.

 

 

DeTeatro. PROCESOS. [Anexo I] De las nuevas buenas y de las ganas que no son tan nuevas.

Quien espera desespera.

Son las ganas de contar, y de ESTAR contando, las mismas que hacen de la espera desesperación. Pero la espera lo es menos cuando no dejas de moverte para esperar: esperas respuestas, que no llegan, y vuelves a esperar respuesta de otro lugar que tampoco llegan. Y mientras, mandas información que necesariamente genera espera que desespera…  Sin embargo…

En esa espera, a veces, llegan respuestas y te devuelven el brillo en los ojos. No es que yo hubiera perdido ese brillo, no, pero empezaba a ser menos deslumbrante, menos inquietante y menos vivo. Empezaba a ser menos brillo. Empezaba a ser menos.

Y de ese menos llega un mail. Y de ese mail la respuesta esperada. Y de esa respuesta estas ganas de seguir. Y de las ganas de seguir la necesidad de contar. Y de ese contar ese espacio para ESTAR contando, y de ese ESTAR contando, por fin, SER contando.

Seremos contando, porque de eso se trataba desde aquel lejano día de esa reunión con Clara Cosials (Clara mía) y esa ilusión del primer ensayo. Seremos contando en un espacio que apuesta por nuestra necesidad de contar y quiere, claro, estar también contando a nuestro lado.

Madrid cuenta con muchos espacios para contar… Hoy nosotros hemos encontrado el nuestro. Contaremos, porque el grito así lo ha conseguido, en  TEATRO SALA TROVADOR. En pleno barrio de las letras. Es esta sala pequeña y acogedora, ideal para encontrarse con MARC.

Será  un encuentro en forma de preestreno, y dos funciones, los días 15 y 16 de julio. Y, como no podía ser de otra forma, era aquí, en este PROCESOS, donde queríamos hacerlo público. Los dioses, caprichosos ellos, sabrán qué será de nosotros en la nueva temporada…pero este, queridos todos, es otro cantar.

Si sueñas con volar…tienes que tomar impulso.

tumblr_o6eqd8jj1c1v5qjl1o1_500.gif

Sólo así podrás dar el primer paso que te lleve al segundo y después a la maravillosa sensación de no saberte en tierra. Vuelan los sueños, para hacerse verdad.

Sea.

Gracias a todos los que seguís este blog. Gracias a Dani (Irons) por hacer el camino un poquito más fácil. Gracias a los que nos habéis alentado a seguir adelante. Gracias a los que con vuestra espera que desespera habéis hecho que MARC pase de las sombras a los claroscuros y se acerque, poco a poco, a la luz. Gracias al Teatro Sala Trovador, por creer en el proyecto. Y gracias a MARC por hacerme crecer al tiempo que él crecía.

DeTeatro. PROCESOS. Paso 19. Que cuenta lo del trabajo que no es ensayo y de cómo buscar espacios para contar historias.

“Caminante, no hay camino… se hace camino al andar…” reza  el famoso poema y cantó así el no menos famoso Serrat. Y a este verso y a su música nos encomendamos muchas veces. Yo, conscientemente. Digamos que es mi letanía más recurrente cuando las fuerzas flaquean. Cuando no flaquean, pero se necesita de un impulso, también. Digamos, pues, que este podría ser mi leitmotiv… digamos, está bien, que sí, que lo es.

El trabajo del actor en una compañía como la nuestra no termina en los ensayos. Los ensayos  dan vida, hacen crecer, modelan el espectáculo, dan forma al verbo, construyen… Pero… el ensayo (lo decíamos en la entrada anterior) necesita ser justificado. Y se justifica cuando adquiere su valor real ante el público. El final de todo proceso teatral es llegar al público. El teatro se mira, y se mira desde la mirada del espectador. Todos los ensayos del mundo se justifican en el mismo momento que, desde el otro lado, alguien mira lo ensayado. Es aquí donde empieza el arduo trabajo de encontrar un espacio donde hacerse mirar: “Caminante, no hay camino…” 

Con ilusión y con ganas de exponer lo trabajado empiezo un camino desconocido. He estudiado teoría del teatro, movimiento, voz, cuerpo, gesto, algo de danza, algo de canto. He leído mucha teoría teatral, los distintos métodos, el método, Stanislavswp-1465493194826.jpegki, Meyerhold, Brecht, leo mucho teatro nacional, voy mucho al teatro… pero… nunca me enseñaron o nunca fui capaz de aprender, o nunca quise aprender: cómo vender un espectáculo. Error. Nunca es suficiente, en esta amada profesión, nunca jamás es suficiente. Ahí me lanzo, con la ilusión intacta. Voy a hacer los recados a los vecinos. Como cuando era niño…a ver si de la propina sale el ingenio y la oportunidad.

Desespera, mucho, mandar mails que nadie responde. Tanto que cuando responden para decir NO la alegría supera la respuesta temida. Cierto, prefiero un NO rotundo incluso un NO, no argumentado antes que la negra pena de la no respuesta. Condenado, me temo, a seguir la espera desesperante. Es ahí donde descubres que tu ilusión es sólo tuya, y de la gente que apostó por seguirte y seguir adelante. Descubres que tu ilusión sirve para llamar a otra puerta y que es antídoto ante la desesperación de las no respuestas… pero… no es fácil descubrir lo descubierto: Convéncete,  si vendes bueno…alguien terminará comprando.

 

…Soledad ¿por quién preguntas sin compaña y a estas horas?                                                        pregunte por quién pregunte dime a ti qué se te importa, vengo a buscar lo que busco mi alegría y mi persona…                                Romance de la pena negra. Federico García Lorca

 

Así las cosas, podemos prometer y prometemos… que estamos a nada de anunciar que hemos encontrado un espacio para hacer de MARC pura carne… en forma de dos preestrenos antes de terminar la temporada.

Sí, hay todavía compradores de sueños que a su vez también sueñan con hacer soñar gracias al teatro. Sí, el teatro.

 

 

DeTeatro. PROCESOS. Paso 18. De los otros ensayos después de lo dicho por los que vinieron y vieron y de alguna pequeña mala noticia.

Después de todo lo hermoso que se dijo, y después de lo menos hermoso pero necesario, que también se dijo… se hacía imprescindible poner en orden lo escuchado. Rescatar los comentarios que hicieron que nuestro trabajo cobrara sentido, encontrara otra dimensión y nos alentara a seguir adelante. Gracias a cada comentario el viaje se hace más lleno, y más cierto.

En el mismo lugar donde escuchamos lo que vivieron los ojos que nos vieron, empezamos a ordenar lo sentido. Bendito público amigo, que hace de caja de resonancia de las emociones. Si no fuera por esas resonancias lo nuestro sería pura bagatela.  Entendimos que nos hacíamos entender y que desde este momento, bendito también, no servía de nada preocuparse por esto. Sabemos dónde estamos, qué queremos contar, qué gritamos y qué gritos quedan en unos y en otros.wp-1464607728276.jpeg Sabemos que cada espectador es un cántaro donde dejar agua fresca y que en cada cántaro reposará el agua justa, el agua  que él mismo quiera beber. Ni una gota más, ni siquiera una gota menos que nosotros, desde nuestro trabajo, quisiéramos imponer. Cántaros de agua cristalina llenos de lo recibido que nunca será igual al agua del otro cántaro… puede que todos sacien, pero no todos lo hacen igual ni al mismo caminante…

Aprendimos tanto de ese ya histórico “ensayo con público” que no había forma de dejarnos hablar, nos quitábamos la palabra unos a otros para hacer eco de lo vivido… ni siquiera pudimos ensayar…eso vendrá luego, en el próximo quedar, que ya el agua será más mansa y fresca. A veces hay que dejarse llevar por el torbellino para llegar al manantial. Ahí nos encontraremos de nuevo y haremos que él, MARC, se llene un poquito más de todo lo contado. No era tiempo de escenario, era tiempo de mesa, café, apuntes y emocwp-1464608052964.jpegiones…

Por eso, echando la vista atrás, todo el esfuerzo se coloca en un segundo y cobra sentido. Entra viento fresco por la ventana y mueve el visillo dejando ver, cada vez más, la silueta del que quiere ser escuchado, como escuchado fue  ese miércoles de ensayo.

Ahora la pequeña mala noticia… Nuestro espectáculo no ha sido seleccionado para participar en FRINJE16 (sí, este era el festival de teatro al que optábamos) pero nuestra ilusión no flaquea ni un sólo segundo. MARC se hará carne allí donde nos pongan oídos. Enhorabuena a todos los seleccionados. Pasaremos a disfrutar de buen teatro por el Matadero.

Pero por eso hoy también toca regalo, te regalo, querido lector, una ventanita para que puedas asomarte a nuestro vídeo ensayo pincha aquí

Gracias a Pilar Vicente por su saber en el vídeo. A Clara Cosials, por su hacer incansable. A Inma Gamarra por su mirada. A Dani Pielfort por su música-magia.  A Íñigo Sádaba por vestir nuestras ideas.

Aguardamos comentarios.

Espero que os inspire cosas que a nosotros también…!!

DeTeatro. PROCESOS. A parte VII. De las almas que regalan silencio y de como el silencio se transforma en aplauso.

(Foto Tommy Ingberg)

Miércoles 18 de mayo.

Será, lo es ya, una fecha imprescindible y recordada en la vida teatral de este proyecto en general, y en la vida particular de ese personaje llamado Marc.

wp-1451404247846.jpeg

Ese miércoles ha marcado un antes y un después y “ese después” marca el pistoletazo de salida a una carrera sin retorno. A un avance en presente continuo y a una búsqueda de aliento para seguir un poquito más…y otro poquito más…hacia la meta. MARC sabe, yo también, que si bien es una meta necesaria, en realidad es falsa…porque solamente servirá para hacer más cercana la siguiente y así la otra y así la próxima.

El miércoles 18 de mayo a las 5 de la tarde, (sin ser propiedad taurina esta hora que también es hora lorquiana y Lorca es teatro. Que conste) unas cuantas almas esperaban en expectante espera la llegada de MARC… él se asomó y comenzó a hablar… Lo siguiente fue viaje. Jamás estuvo tan bien acompañado, en un silencio respetuoso, como de comienzo de orquesta, esos segundos desde que el director levanta la batuta y suenan las primeras notas. Sobrecogedor silencio. MARC, queridas almas compañeras de viaje, se dejó llevar. sentía vuestro silencio que luego fue respiración y llanto y sonrisa y emoción y vértigo… Y luego aplauso.

Los que estamos trabajando en esto no tenemos palabras para agradecer vuestra entrega.
MARC está abrumado y… Deseando volver a encontrarse en vuestra emocionada y respetuosa mirada. El espacio empezó a llenarse de contenido y los ensayos, así de golpe, se hicieron verdad y trabajo vivo. frontis.jpgEl teatro es dejarse mirar y saberse mirado y mirando desde el patio de butacas, aún en ensayo, fuisteis vosotros los que disteis vida y sentido a todos los pasos de este blog y, necesariamente, a todo el trabajo que empezó (parece ya lejano) en un bar de la zona de Moncloa en charla amistosa y justa y necesaria.

El teatro es dejarse mirar, sí, y así ese miércoles, el miércoles, la comunión se hizo perfecta y los verbos carne y la carne llanto y el llanto emoción contenida y de lo contenido fuerza y de la fuerza unión y de la unión, al fin, comunión. La magia del teatro se hizo visible para convertir lo vivido en experiencia personal. Cada mirada es tan diferente como igual a la del resto. Lo importante es saber desde dónde se miraba y hacia dónde se miraba. MARC se hizo carne en vuestra mirada. Y vuestra mirada lleva ya, de alguna manera, su figura de errante personaje y, queridas almas que mirabais, su figura es ya: presencia.

Gracias por el cariñoso aplauso y gracias por la impagable charla que suma tanto. Vuestras palabras fueron teatro puro y no caerán en escenario roto … serán vida en los próximos ensayos. Justo (otra vez) y necesario (siempre).

Muchas gracias a los que allí estuvisteis y perdón a los que no os pude invitar. Es necesario guardar un poquito más el misterio… y espero que así lo entendáis.

A todos los que estuvisteis.

A Rafa, que lleva mucho, mucho tiempo estando.

DeTeatro. PROCESOS. Paso 17. De los ensayos maratonianos y de lo que allí se vive y se siente.

Viernes 29 de abril. Madrid. 10.10 h.

Llego al bar justo al lado de la escuela. Voy a tomar el segundo café del día. He dejado el coche tres calles más abajo, zona azul  ( bendito tú entre todos los colores)   Voy cargado: una mochila grande (dentro vestuario, zapatillas, toalla, un peine y una camiseta de repuesto, una botella de agua, y algo de fruta) en la mano una bolsa de plástico (con alguno de los objetos de utilería que faltaban por comprar) en la otra mano, el móvil… últimos mensajes antes de empezar el ensayo. Rápido vistazo a G-mail para comprobar el correo de entrada (nada, he mandado “Dossier” a varias salas y de momento no tenemos respuesta…pero ese es otro tema… llegará, prometo) xavier_miserachs_cabecera.pngEntro en el bar, con tanta carga no puedo evitar que todos los clientes miren de golpe a la puerta,  el efecto elefante en cacharrería no puede evitarse, empujo la puerta pero la bolsa de plástico se interpone y casi me hace tropezar, al tiempo la mochila se resbala de la espalda y en ese momento el móvil vibra advirtiendo la llegada de un mensaje. Para colmo hay que “empujar” la puerta y no “tirar” … quien inventó estos dos conceptos creo que lo hizo justo al revés…sí, siempre es justo al revés. Bien, no hay opción, se mira un poco hacia abajo y se deja pasar los segundos que parecen horas hasta que dejas de ser el centro de atención. Lo importante es no perder el objetivo y el objetivo se llama: café largo, por favor, con leche templada. Gracias.

10.12 h.

Justo cuando la puerta está a punto de darme en una rodilla oigo una voz cercana y conocida “Hola, buenos días” alzo la mirada que trataba de ocultar el pequeño momento vergonzante y me encuentro con la sonrisa, siempre sonriente, de Clara… uff… sin quedar hemos quedado en el bar. Un café antes del encierro-ensayo -hemos pensado los dos- ella además, en compañía, buena compañía. Yo dejando mochila a un lado, bolsa a otro, y buscando un tono que sea lo más normal posible para responder al saludo. “Hola, qué sorpresa” y en mente el objetivo: café largo, por favor, con leche templada. Gracias. Clara  invita al café.

10.31 h.

Entramos en la escuela. Vamos directamente a la sala de ensayo. Al aula de teatro. Al aula grande. Abrimos la puerta negra y… sigo sin acostumbrarme a tan gran espacio. Empiezo a reconocerlo cada vez más… pero me sigue pareciendo enorme, eso si, ya no es frío…empieza a respirar sensaciones. El veneno del teatro se está apoderando de cada pared, de cada rincón…

Dejo la bolsa, la mochila, el móvil… en marcha:   Antes de nada pasar al  camerino y subir al escenario la escenografía, lo hacemos los dos, actor y directora en rol matutino de tramoyistas, nada nuevo, no se caerán anillos (el mío siempre lo dejo en el mismo lugar en la sala, junto a la cartera y el reloj) Clara lleva los suyos… pero ni se mueven: hoy directora, mañana técnico de sonido, y un minuto antes cargando la furgoneta con el decorado… eso es también teatro. Sin duda.

 10.47 h.

Empezamos el ensayo. Trabajamos despacio, buscando en cada palabra el eco de la misma, su forma de llegar al espectador, el recorrido desde la boca hasta el proscenio y desde allí al patio de butacas…y de lo que se pierde en el camino, y de lo que20160429_104759.jpg queremos que se vaya enriqueciendo en ese mismo camino… al mismo tiempo probamos luces, buscamos atmósferas… Clara dibuja espacios subiendo conmigo, luego se pierde en la sala buscando perspectiva, casi no la veo, pero siempre siento que estamos juntos. Que trabajamos juntos. Que estamos creando juntos… Ponemos en común lo que vivimos y lo que hemos vivido.

(Foto: Clara Cosials dirigiendo MARC, de Isabel Díaz)

13.53 h.

Pequeño descanso. Comemos algo. Clara me ofrece chocolate. ¡Uhm…chocolate!

14.15 h.wp-1462122925541.jpeg

Pasamos la obra entera… E N T E R A … E  N  T  E  R  A… disfrutando de cada una de las palabras. Y de las notas del piano. Y de las luces. Y del tiempo que ha hecho que la mañana vuele. Como niño con zapatos nuevos.

15.40 h.

Todo vuelve a su sitio… hasta el próximo ensayo. Nos miramos satisfechos. Hablamos apresuradamente.. tenemos que salir de la sala y quedan cosas por decir. Sí, hay que poner fechas… estamos preparados para hablar de fechas !!

15.52 h.

Mierda…me han puesto una multa.

DeTeatro. PROCESOS. Aparte VI. Que habla de hacer los útiles y de esos útiles por hacer.

No sólo de teatro vive el hombre. O mejor dicho, no sólo de los ensayos de texto vive el teatro. Además de ir acorralando al personaje, y cuando la producción, es un ejercicio de resistencia entre las almas que desean llevar a buen puerto un proyecto, se hace imprescindible remangarse y ponerse manos a la obra, mejor dicho a los útiles de la obra. Sacrificamos, necesariamente, un ensayo, para dedicar nuestro esfuerzo a decorado y utilería. Inma, ayudante de dirección y maestra carpintera, pintora, arquitecta, diseñadora y omnipresente en esto del hacer, ordena y manda (en bien de la producción) para tener las cosas raudas y necesariamente terminadas en algún momento.

MARC tiene un diseño de espacio físico, en mi opinión, fantástico. Pero se hacía necesario llenar ese espacio no sólo de las emociones (que también y en ello estamos) sino de los objetos que necesariamente delimitan el espacio y que lo señalan y que lo nombran.

El mundo es un lugar que va más allá de nuestro entendimiento.

Paul Auster

Queriendo ser coherentes en la estética del espectáculo se decidió, ideawp-1461518396245.jpeg de dirección, utilizar un sólo color cromático, que produzca un efecto extraño en el espectador y que no sea fácil de identificar, quiero decir, de situar en un lugar concreto, aunque, por referencias culturales comunes, es posible que nos evoque un mismo lugar, o lugares, o atmósfera que no resulta del todo desconocida y, sin embargo, desconocido será hasta que empiece a decirnos algo.

Sí, los espacios teatrales también hablan. Nos sitúan físicamente y nos cuentan de las acciones más que las propias acciones…además pueden hacer que nuestra imaginación se dispare y así, llevar lo que estamos viendo a un lugar que luego, es posible, no sea precisamente el mismo lugar donde está el personaje en ese momento. Los lugares, entonces, son también otro personaje que interactúa con el que esté en escena.

child-playing.jpgAsí las cosas, remangados hasta los antebrazos y con la ilusión por delante nos pusimos a pintar (brocha gorda, rodillo, pincel y pintura) espacio y útiles del espacio… Así MARC cada vez se encuentra más, necesariamente, aprisionado dentro de su lugar, desde el que nos habla, desde el que se siente seguro o, quizá, no tanto… pero desde ese espacio tendrá que convencerte, a ti escuchante espectador, que tanto o poco sabes de él, para que te quedes y observes y aceptes la convención que nos hará creer que está allí donde queremos que esté.

DeTeatro. PROCESOS. Paso 16. Que cuenta de los avances incluso cabeza abajo y de las cabezas que siguen avanzando.

Cada vez un poquito más cerca. Y cada vez haciendo más nuestro el nuevo espacio. El miércoles tuvimos un ensayo mágico. El nuevo lugar se hacía, de golpe, más pequeño, un poquito más pequeño, y un poquito más nuestro, y un poquito más suyo, y más suyo… y sí, apareció…

Primero se asomó tímidamente. No, miento. Nunca se asoma tímidamente, se asoma descaradamente, se asoma para hacerme ver que ha llegado pero que eso no significa que esté en el escenario.. – eh, tú, aquí estoy, y ahora qué…!!??  y mientras, Clara, suelta una canción que se hace enseguida con todo el espacio (y que me ayuda a concentrarme) yo voy ajustando el pulso al que MARC me reta en cada encuentro.

Pero ya sé por dónde atacar, incluso conozco algunos atajos que no son otros que puras estrategias que hacen oficio y que se hacen desde el oficio… luego hay que dejarse llevar. La técnica, mientras técnica, ayuda a saber que no puedes dejarte tiranizar por ella. Una vez sabes darle su lugar hay que dejar que desaparezca…lo demás es emoción… conectar con la emoción… ser emoción… conectar… ser… ser siendo… siendo ser conectado al ser que siente… sentir siendo… siempre ser emoción… Ahí, pulso ganado. wp-1460731425303.jpeg Combate de espadachines ganado. O pulso en juego de niños y espada de madera ganado. O juego, que no guerra, terminado. Touché.

El combate marcó el ensayo. Clara me hablaba muy directamente, con tono pausado. Me obligaba una y otra vez a dar sentido a cada una de las frases que iba diciendo. ¿Frases? no, palabras, a cada una de las palabras. De esas palabras que hacían que el combate cada vez fuera más intenso. De esas palabras que hacían que personaje y actor empezaran a ser uno sólo. De las palabras aprendidas que empezaban a desaprenderse.

Sólo desaprendiendo lo aprendido podemos hacer que las cosas suenen a nuevo. Lo nuevo es, en verdad, la única forma de ganar el pulso-combate-duelo. Las palabras que forman frases y las frases que forman silencios. Sí, los silencios también necesitan ser explicados… así, tú, espectador-oyente-juez-y-parte entenderás qué  sucede y de qué eres testigo.

Y así, sintiendo el peso de las palabras volvimos a encontrarnos y el espacio se hizo tan nuestro que ya no hubo excusa posible. ¿Qué más da donde nos retemos? al final lo único importante es ser consciente del propio reto. Y dejarse ser emoción…

Este es el trabajo, maravilla, al que me está llevando Clara Cosials, directora, guía y luz de todos mis (nuestros) combates. En su batuta mi emoción y desde mi emoción buscando la del testigo-espectador.wp-1460729047228.jpeg

El eco del último ensayo, y este juego en el que los tres (directora, actor y personaje) terminamos jugando, se queda, también, en cada una de las palabras que estás leyendo, mi querido  “llegador” de emociones.

No vi la toalla. Estoy seguro de que una directora así, nunca tiraría la toalla… así en el éxito como en el no tanto.

Gracias.